5 tendencias tecnológicas que van a revolucionar nuestra vida en 2025

Dic
5
2017

¿Crees que aún queda mucho para 2025? Lamentamos decirte que no. En tan sólo ocho años, nuestro día a día puede cambiar por completo gracias a la digitalización y al smart data. Desde ropa autoadaptable a tus características y al entorno hasta coches que te llevarán por si solos a tu destino, éstas son las 5 tendencias tecnológicas que van a revolucionar tu vida según el World Economic Forum.

Las tendencias tecnológicas de la próxima década

Desde automóviles sin conductor hasta trabajadores robóticos, el futuro estará aquí antes de que te des cuenta. Muchas tecnologías emergentes que escuchas hoy alcanzarán un punto de inflexión para el año 2025, según un informe reciente del Consejo de la Agenda Global sobre el Futuro de Software y Sociedad del Foro Económico Mundial.

Este consejo encuestó a más de 800 ejecutivos y expertos tecnológicos sobre cuáles creían ellos que iban a ser las innovaciones más relevantes del futuro. A partir de estos resultados, se identificó las 5 grandes tendencias que veremos en 2025:

  1. Ropa conectada a Internet: la mayoría de los expertos encuestados están de acuerdo en una cosa y es que los tejidos con los que nos vistamos en unos años van a ser como una segunda piel. Una piel inteligente que aprenderá de nuestras necesidades y se “enchufará” a la web para darnos información al instante.
  2. Robótica: este campo, muy relacionado con la IA, será la base de nuestro futuro digital. Según los expertos, en unos años, las personas interactuarán con los robots ya que serán capaces de autoprogramarse y comunicarse en nuestro idioma sin necesidad de intervención humana.
  3. Impresión en 3D: la creación de materiales a través de una impresora está cada día más presente. Se prevé que las ventas a través de este tipo de tecnología se incrementarán un 24% hasta llegar a alcanzar los 35.000 millones de € en 2020, según el Instituto IDC.
  4. Movilidad sin conductor: el futuro pertenece a la conducción autónoma. Se estima que, en 2030, los vehículos serán capaces de ir a cualquier parte bajo demanda, sin volante, sin pedales, sin mandos de ningún tipo más allá de un interfaz con el que introducir nuestras órdenes.
  5. Inteligencia Artificiallas máquinas pueden percibir su entorno y llevar a cabo acciones que maximicen la eficiencia de sus acciones gracias a la sensórica y al smart data. Ahora, los equipos pueden aprender de su entorno, autoprogramarse o predecir situaciones gracias al análisis inteligente de los datos. De hecho, ya se puede generar productos de manera virtual y ver sus comportamientos antes de la producción: el llamado “Gemelo Digital”.

La Cuarta Revolución Industrial es digital

A pesar de que todavía hay cerca de 4.000 millones de personas (más de la mitad del planeta) sin acceso a Internet, la velocidad con la que avanzan las nuevas plataformas digitales genera grandes retos. Y es que el cambio es el elemento principal de la Cuarta Revolución Industrial.

Si la Primera Revolución, asociada a la máquina de vapor y el desarrollo del ferrocarril, tardó 120 años en llegar a todo el mundo; ahora la implantación de nuevas tecnologías se sucede cada vez a mayor velocidad y cada cambio produce más aceleración.

Para muestra, un botón: en 2007, Apple lanzó al mercado el hoy casi omnipresente iPhone, el primer smartphone. En tan sólo 10 años, hay 5.000 millones de teléfonos inteligentes, que se han convertido en potente herramienta de productividad y, en muchos casos, en parte esencial para el propio trabajo.

De hecho, hace diez años, las empresas de mayor tamaño del mundo por capitalización bursátil tenían poco que ver con las actuales. Si antes las compañías más grandes estaban relacionadas con el sector de los hidrocarburos o la energía, ahora el poder reside en las tecnológicas. Según este artículo de Bloomberg, ExxonMobil ha dejado el podio a Apple, Google o Microsoft.

Todo esto se resume en una frase: o te adaptas al cambio (digital) o te quedas atrás.

Bienvenido a la Era del Internet de las Cosas

Conforme el coste de la sensórica va bajando e Internet va ganando poder, el futuro estará protagonizado por la digitalización o, lo que es lo mismo, la conexión entre el mundo real y el virtual. Según las predicciones, habrá más de un trillón de sensores conectados virtualmente en 2022. Todos estos dispositivos devolverán una enorme cantidad de información útil que debe ser analizada e interpretada de manera inteligente.

Gracias a este tipo de datos, podremos crear experiencias, productos y servicios más eficientes, sostenibles y personalizados. Para ello, se necesita que la información esté disponible al instante y permita conectar y transmitirse a los equipos físicos desde La Nube.

Un buen ejemplo de esta aplicación es MindSphere. Esta plataforma Cloud proporciona la base para el desarrollo de aplicaciones y servicios, basados tanto en los datos de la empresa como de terceros, en campos tales como el mantenimiento predictivola gestión de datos de energía o la optimización de recursos. Gracias a este tipo de tecnología inteligente, se mejora la disponibilidad de trenes, se garantiza la seguridad en grandes áreas o se genera electricidad en función de la demanda.

Además del Cloud, los hogares serán los auténticos protagonistas de la innovación digital del futuro. Se estima que, en 2024, el 50% del consumo de Internet vendrá de electrodomésticos. Por ejemplo, Siemens acaba de lanzar un termostato inteligente capaz de autoprogramarse y que permite ser manipulado por el usuario a través de una conexión WiFi.

¡Bienvenido al futuro! Welcome to Digital World!

Related Post

Comentarios

Se el primero en comentar.

Deja un comentario

¡Compártelo!