Supergrid: Europa unida por las renovables

May
8
2013

La energía es el motor por el que se mueven las ciudades. Sin embargo, el alto porcentaje de población que se concentra en ellas genera una gran demanda de electricidad. Según datos de la Unión Europea, las urbes consumen el 70% de la energía de Europa. Por ello, se están comenzando a poner en marcha planes de acción que buscan satisfacer las necesidades de los ciudadanos de manera sostenible y eficiente.

La Unión Europea está apostando fuertemente por abastecer a la población con energía limpia. Por ello, tiene previsto instalar una potente red de electricidad que conecte el Mar del Norte, el Mar Mediterráneo y la región del Báltico para que en el futuro haya más energía hidráulica, solar y eólica en el mercado.

De este modo, se crea un recurso energético de enormes dimensiones, sostenible y originado en Europa que permite a los países comercializar su energía en forma multilateral. El Proyecto Supergrid es una oportunidad para desarrollar una red de distribución energética integrada. Combina tres fuentes de energías renovables (eólica offshore, hidroeléctrica y solar) junto con el uso de tecnología HVDC para garantizar la fiabilidad del transporte. Su uso permite la transmisión de la energía a grandes distancias a la vez que se minimizan las pérdidas.

Gracias a la combinación de estas tecnologías, se solventa la principal desventaja que hasta ahora se le achacaba a las renovables: el carácter imprevisible del clima. Supernode será el primer pilar del proyecto y estará formado por cables de HVDC que unirán las redes nacionales de diferentes países. Además, conectará varios parques eólicos Offshore y campos solares europeos de los cuales se obtendrá energía limpia (por ejemplo, se enlazaría uno en aguas británicas con otro en aguas alemanas mediante una conexión de soporte desde Noruega)

Supernode puede lograr tres objetivos importantes en la política energética:

•   Seguridad de suministro: la Unión Europea depende mucho de las importaciones de energías del extranjero. En concreto, en 2009, el 53,9% del consumo energético procedió de las importanciones. Gracias a este proyecto, los países europeos pueden autoabastecerse de manera independiente y segura.

•    Provisión de energía sostenible: las fuentes de energías fósiles se están agotando y las renovables son una buena alternativa para obtener suministro. Además, es una manera de aprovechar las ventajas del entorno, sin dañarlo y reduciendo el nivel de contaminación.

•    Comercio internacional de energía: Menos del 10% de la energía de Europa se comercializa más allá de sus fronteras. Una característica esencial de Supernode es que puede proporcionar una interconexión entre todos los mercados implicados, creando un mercado de comercialización interno competitivo para todas las fuentes de electricidad.

Un suministro de electricidad estable, basado en energías verdes y renovables sólo es factible si se emprende a gran escala. De esa forma, se podrá garantizar la provisión de energía en todo momento.

Transporte de energía: las soluciones de Siemens para las interconexiones  permiten la explotación de diferentes tecnologías  con un coste eficiente con independencia del modo de generación de energía.

Comentarios

Se el primero en comentar.

Deja un comentario

¡Compártelo!